Los cambios escolares no deben ser traumáticos

Los papás junto con los docentes son piezas claves en la adaptación

Mabel Sarmiento Garmendia | ÚN.- El nuevo año escolar, el cambio de preescolar a primaria, de sexto a bachillerato e incluso del liceo a la universidad, no deben ser eventos traumáticos en la familia.

Sucede en ocasiones que los niños cuando dejan la camisa roja, se ven uniformados ya no con bragas o monos y usan pantalones con correa y faldas se sienten emocionados. Juegan incluso cambiándose de ropa y usando el morral nuevo durante las vacaciones.

Pero cuando llega la hora, el 15 de septiembre, y hay que pararse tempranito e ir corriendo al colegio, las emociones son otras. Comienza a manifestarse el miedo, la angustia y la ansiedad. Muchos niños lloran, no controlan sus necesidades fisiológicas y no comen. Para leer noticia completa, pulse aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *