¿La Batalla por el Primer Año ≠ Derecho a una Educación de Calidad?

Las personas al igual que las aves son diferentes en su vuelo
pero iguales en su derecho a volar”
Anónimo

             Cuando se lee, la palabra batalla, inmediatamente se piensa en enfrentamiento, guerra, lucha, cualquier tipo de confrontación entre partes. Si la intencionalidad del gobierno es, como bien lo señala la Constitución, educar para la paz, hay que entender la “batalla por el primer año” como metáfora para el logro de metas educativas que conlleven al éxito académico de todos los estudiantes, no solo de quienes estén cursando el primer año de Media General.

La calidad educativa no se decreta, es un proceso que requiere de preparación, constancia y dedicación de quienes lideraran la acción educativa en todas y cada una de las instituciones del país, y responsabilidad irrenunciable de toda la ciudadanía.

En el mes de junio, seguido a la a Consulta sobre la Calidad Educativa realizada el mes de mayo, y de la cual aun no se tiene información de los resultados obtenidos, se envía a las instituciones educativas el documento/instructivo titulado “La Batalla por el Primer Año” el cual tiene como propósito “garantizar la calidad de los aprendizajes, la permanencia y la continuidad de los estudios de los adolescentes en el sistema escolar” En el mismo documento, refiriendo al informe regional de Educación Para todos, citan “la reprobación de los alumnos constituye un obstáculo severo para el avance hacia el logro del nivel secundario.”

Un análisis preliminar de factores incidentes para el abandono escolar ó deserción señala que, primeramente de la niñez a la adolescencia, se desarrollan cambios biológicos, psíquicos y sociales que exigen adaptación por parte de las y los estudiantes en la transición de educación primaria a educación media. En segundo lugar: a) en muchos casos el ingreso a la educación media implica un cambio de plantel y con ello un cambio en el entorno social, b) las y los estudiantes pasan de ser los mayores de la escuela a los menores del liceo, c) de una sola maestra se pasa a tener muchos profesores, con estilos, exigencias y métodos distintos, d) de una docencia más integrada se pasa a una educación fragmentada en materias, e) de la evaluación cualitativa se pasa a la evaluación cuantitativa, f) del acompañamiento directo de la maestra o maestro de primaria se pasa a la relativa soledad ya que la responsabilidad sobre el estudiante se diluye entre muchos docentes.

 Como el propósito de la Batalla por el Primer año es:

“garantizar la calidad de los aprendizajes, la permanencia y la continuidad de los estudios de los adolescentes en el sistema escolar” hay que revisar a fondo lo planteado en el documento como “causas académicas de abandono (repitencia y bajo nivel de rendimiento), de adaptación (dificultades del tránsito a la educación media) y a la ausencia de docentes en algunas asignaturas, existen otros factores de deserción: a) necesidades económicas b) aparición de responsabilidades familiares c) embarazo d) acceso a actividades más inmediatas de remuneración (legales o no) e) violencia en los liceos f) dificultades de transporte g) drogadicción”

 Con la intención de “sumar la máxima cantidad de estudiantes aprobados en todas las asignaturas”.

Se trata de alcanzar aprendizajes significativos en cada asignatura a través de una estrategia fundamentada en una Actividad de Aprendizaje Intensivo, para todas y todos aquellos estudiantes de primer año, con una o más asignaturas reprobadas, con el propósito de brindarles especial y concentrada atención y asegurar que un mayor número de estudiantes logre los conocimientos necesarios para su formación y aprobación de las evaluaciones de revisión, para proseguir con mayores fortalezas al segundo año de educación media.

             De conformidad con lo allí señalado, las actividades se realizarían en dos períodos entre los meses de Junio y Septiembre. El primero del 9/6 al 30/7 durante el cual se llevaría a cabo un intensivo de actividades académicas para quienes reprobaron asignaturas, para luego aplicarles evaluaciones de revisión entre el 14 y 30 de julio. Y el segundo del 25/8 al 26/9 con la asistencia de todos “los estudiantes del primer año que no lograron aprobar todas las asignaturas en el primer período…” después de tres semanas de atención académica se les aplicarán evaluaciones de revisión entre el 16 y 26 de septiembre. A este segundo período serán incorporados todos los estudiantes de Media General y Media Técnica que tengan asignaturas reprobadas.

Ante esta situación, la cual se podrían entender en términos de la LOPNNA y el Art.8 como “en el interés superior del adolescente”, pero que de alguna parece contradictorio con el Art. 93, literal f) “cumplir sus obligaciones en materia de educación”. Este cumplimiento de obligaciones en materia de educación contemplado en la LOPNNA, no está presente en ninguna otra ley, parece que se da por sentado que quien asiste a una institución educativa debe cumplir con sus obligaciones. Pero la LOPNNA va mas allá del deber del adolescente de educarse y participar activamente del proceso (Art. 53 y Art. 55), señalando en el Art. 54 la obligación del padre, de la madre, representantes y responsables, no solo de inscribirlos en una institución educativa, también velar porque el adolescente asiste regularmente a clases y el deber propio de los padres de participar “activamente en su proceso educativo”.

La comunicación directa FAMILIA – ESCUELA permite un mejor conocimiento y comprensión del otro, invita a la colaboración, permite adaptarse a cada necesidad y/o situación. Es condición indispensable para que se den cambios positivos en pro de una verdadera educación de calidad.

La LOE Art. 49 señala que “para la educación básica el año escolar tendrá 200 días hábiles”. De acuerdo al Reglamento General de la Ley Orgánica de Educación (Reforma de 1999) Art. 57, , el año escolar se distribuye en dos períodos sucesivos, el primero “entre el primer día hábil de la segunda quincena del mes de septiembre y el último día hábil de la primera semana del mes de julio” y el segundo “entre el primer día hábil de la segunda semana del mes de julio y el último día hábil del mes de julio, dedicado a las actividades de administración escolar, pruebas de revisión, inscripción de nuevos alumnos, planificación y organización del año escolar, así como para actividades de actualización y mejoramiento profesional” Para el año escolar 2013-2014, este período abarcó desde el 6 hasta el 31 de julio, coincidiendo con el período pautado para el “intensivo de actividades académicas”, que luego se retomarían en un segundo período comprendido entre el 25 de agosto y el 26 de septiembre de 2014. Según el calendario oficial, agosto y hasta el 15 de septiembre forman parte del período vacacional tanto de estudiantes como de docentes y a partir del 16 de septiembre se inicia el nuevo año escolar 2014-2015, lo que indica que en el caso de Media General, en el mes de septiembre solo podrán iniciar actividades los estudiantes promovidos del 6° grado. El año escolar 2013-2014, inició actividades en Media General el 1 de octubre de 2013, por lo que se presume, avalado por el “despliegue de la batalla” y la actividad de aprendizaje intensivo, que para el nuevo año escolar (2014-2015) se iniciara en la misma fecha.

Otro punto de interés, resaltado en el documento como las dificultades en la transición entre primaria y media general tiene que ver con la no continuidad, una vez aprobado el 6° grado y el abandono en el 1er año porque “no logran adaptarse ni alcanzar el rendimiento necesario para proseguir”. Habría que preguntarse ¿por qué la escuela, como está concebida, no cubre las necesidades de una población heterogénea y Neurodiversa? Parte de la respuesta se puede leer en el análisis preliminar citado al inicio y donde también se plantean algunas soluciones para la transición referida a la dinámica propia de cada institución educativa al inicio del año escolar, lo que hace necesario contar con la presencia y apoyo de las familias, los docentes y el resto del estudiantado.

El tema de la evaluación es otro de los puntos álgidos cuando se trata de forzar la promoción de los estudiantes. La educación es un proceso que dura toda la vida, sus resultados son intangibles y el fruto se cosecha a largo plazo. Educar con calidad significa brindarles a todos y cada uno de los estudiantes lo que él o ella necesitan para crecer como ciudadano útil y responsable. Para esto las escuelas deben valorar lo pedagógico por encima de lo académico y entender que la neurodiversidad hace de cada escuela un lugar diferente. La inclusión será una realidad cuando se entienda el principio de respeto a la diversidad, en función del bien común sin ignorar las necesidades individuales.

La circular No. 006696, referida a la “Superación Pedagógica” vino a normar de alguna manera la que con anterioridad normaba el art. 112 del RGLOE, causando un cierto nivel de molestia entre los docente, interpretando esta circular como la “oportunidad sin fin” para repetir y repetir pruebas a fin de aprobar al estudiante. Dependiendo de la lectura que se le dé al documento, las actividades de superación pedagógica pueden y deben ser implementadas durante todo el año para superar los nudos críticos de las diferentes asignaturas, fomentando la responsabilidad del estudiante sobre su propio aprendizaje.

Esto significa procesos de revisión y seguimiento constante sobre el desempeño de cada quien, llevar registros anecdóticos, trabajar como equipo con el resto de los docentes, el departamento de orientación, tutores, especialistas, con los propios alumnos, y por supuesto con las familias. Las oportunidades hay que darlas durante al proceso, no improvisar al final.

La participación activa de padres, madres, educadores y alumnos es un indicador de la calidad educativa, un proceso de construcción y deliberación de intereses comunes, un compromiso real e individual en la construcción de una sociedad más justa en el ejercicio de una ciudadanía responsable.

Un proceso educativo eficiente se da en una escuela “respetuosa”, donde la convivencia escolar reconozca la dignidad de todos y cada uno de quienes hacen vida en la organización, en un clima de paz y justicia. Es importante reconocer que la calidad educativa no se refleja solo en las experiencias académicas. No es un problema específico de contenidos programáticos, ni siquiera de diseño curricular, es un problema de competencia, es mirar hacia delante, y reconocer la utilidad de todas y cada una de las asignaturas a facilitar. Es una relación de calidad vs cantidad, de lo que es útil y necesario. Es estar consciente del por qué, el para qué y para quién se planifica. Es tener claro las metas y propósitos de las unidades de aprendizaje. Es reflexionar sobre los contenidos en función de las competencias que debe alcanzar el estudiante. Es tener un plan académico-pedagógico que permita a los estudiantes experimentar el éxito cumpliendo con sus obligaciones y responsabilidades. Un plan elaborado con la participación activa de los estudiantes. El resultado un estudiante competente y comprometido.

Un análisis importante a la hora de planificar el trabajo docente, es utilizar como referencia el calendario anual para determinar: ¿Cuántas horas efectivas de clase tiene la asignatura que facilita? – por semana, por mes, por lapso –

Aproximación al posible calendario escolar 2014-2015

MES DIAS HABILES FERIADOS OTROS* OBSERVACIONES
Septiembre 11 11 Intensivo de actividades MG
Octubre 23
Noviembre 20
Diciembre 15
Enero 17 1 15 Día del Educador
Febrero 18 2 16, 17 Carnaval
Marzo 20 2 30,31 Semana Santa
Abril 19 3 1,2,3 Semana Santa
Mayo 20 1 1 Día del Trabajador
Junio 21 1 24 Batalla de Carabobo
Julio 3
Subtotal 187 10 176
2° Período/ Julio 19 1 24 Natalicio del Libertador
Total 206 11

(*) Indicar los días en que se suspendieron las clases por: consejos docentes, inasistencia del personal. Situaciones sobrevenidas como: problemas de infraestructura, dotación, mantenimiento, electricidad, agua, lluvias, transporte, etc.

Media General: carga horaria semanal **

4°Cs 4° Hds 5°Cs 5°Hds
32 36 36 36 33 32 35

** Los períodos de clase son de dos horas cada uno 90 minutos (Hora = 45 min.). Todo ajustado al horario de cada institución educativa y dependiendo del turno, entre las 7 am y las 5 pm.

Una vez analizadas todas las variables se construye el plan, sin perder de vista que la planificación es un instrumento guía, nunca una camisa de fuerza. Este es el plan que se discutirá con los estudiantes al principio de cada lapso y del cual se derivará el plan de evaluación.

La evaluación es un proceso y como tal no debe ser utilizado para generalizar o comparar el desempeño de los estudiantes. En todo caso es para comparar la actitud y el desempeño de cada estudiante con su actitud y desempeño anterior. Aplicar el mismo criterio a todos, a pesar de sus diferencias individuales, resulta en “buenos y malos”, siendo estos últimos quienes en definitiva, terminan etiquetados como disruptivos, flojos, problemáticos, etc. Al planificar es importante tener presente la LOE Art. 26 y la importancia de de realizar las “adaptaciones curriculares de forma permanente o temporal con el fin de responder a las exigencias de los diferentes niveles educativos”

Actitud y aprendizaje van de la mano de ahí la importancia de evaluar y trasmitir a cada uno de los estudiantes el resultado como algo personal, al respetar la confidencialidad del proceso se evitan las comparaciones y las frustraciones.

Docentes y estudiantes deben aprender a ver la evaluación como algo rutinario, necesario para “verificar” como marcha el proceso de aprender con responsabilidad. De ahí la importancia de la participación de los estudiantes a la hora de definir planes de evaluación e inclusive a la hora de construir una prueba.

La educación basada en competencias considera al alumno el fin y centro del aprendizaje, por lo tanto es importante desarrollar en ellos el pensamiento crítico, con el propósito de brindarle herramientas que le permitan crear, discernir, deliberar y elegir libremente; brindándole la oportunidad de comprometerse en la construcción de su propio aprendizaje, crecer como persona capaz de convivir en una sociedad, teniendo presente un proyecto de vida.

Las batallas hay que dejarlas para los libros de historia y para honrar a las próceres. Mucha violencia hay desatada en el mundo. Hagamos de nuestras escuelas centros de aprendizaje y PAZ, de respeto a los derechos humanos, con el compromiso responsable de crecimiento personal y desarrollo de proyectos de vida. Solo humanizando la educación alcanzaremos la CALIDAD en nuestras instituciones educativas.

Lic. Maricarmen de Soler

Agosto 2014

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *