Niños cambian pupitres por un puesto en las colas para comprar comida

EN.- La fila para comprar comida en Plan Suárez de La Urbina era más larga que de costumbre. El miércoles pasado, a las 9:00 am, entre la acalorada multitud que rodeaba el supermercado, había no solo mujeres y hombres, sino también niños que, ese día y a esa hora, cambiaron la cola de la cantina de su escuela por una para comprar comida para su hogar.

Una mujer joven cargaba a uno de sus tres hijos. Los otros dos, que cursan segundo y quinto grado de primaria, esperaban sentados en la acera, junto a ella, con un paquete de pañales y morrales tricolor.

“No los llevé al colegio, que queda por Filas de Mariche, porque no tengo quién los busque mientras yo sigo aquí. Tuve que venir muy temprano”. Dijo que esa se ha convertido en la rutina del día de la semana en que puede adquirir productos regulados por el terminal de su número de cédula. Para leer noticia completa, pulse aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *