Pasión por Educar de Antonio Pérez Esclarin

educacionCada vez estoy más convencido de que, “sin compromiso y sin pasión no es posible la educación”. Hoy se habla mucho de competencias, cambios curriculares, búsqueda de la calidad, formación del profesorado, recursos para el aprendizaje, unión de las familias, comunidades y escuelas, pero lograremos muy poco si no somos capaces de promover en los educadores y en los responsables de la educación la pasión por educar.

Todos tenemos que entender y asumir que la educación exige compromiso y entrega, que no puede reducirse a un aspecto técnico, sino que es esencialmente un aspecto ético y humano, que toca las fibras del alma. Los educadores que han perdido la ilusión y la pasión no serán capaces de educar, pues educar es contribuir a formar personas responsables, solidarias y honestas, comprometidas con su propio perfeccionamiento y con el bien de los demás. Los genuinos educadores, como arquitectos de personas, tienen un papel mucho más importante y transcendental que los políticos, los militares, los empresarios, los economistas, los deportistas, los abogados. Y resulta alarmante comprobar que, si bien se habla mucho de la importancia de la educación, a los educadores se les sigue tratando como profesionales de ínfima categoría. Para leer noticia completa, pulse aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *