Este 15 de enero es un día de protesta para el magisterio nacional

La “moral y luces” no parecen ser los polos ni las primeras necesidades de este régimen de gobierno, pues la educación y sus educadores no son prioridad para quienes se jactan de “bolivarianos” quienes prefieren malgastar ingentes recursos económicos en pertrechos militares en vez de destinarlos a formar ciudadanos ilustrados en el conocimiento científico que los convierta en seres libres que se “gobiernen a sí mismos”. El educador venezolano, pese a la elevada misión desempeñada en la sociedad es el último de los ciudadanos y funcionarios de un Estado “social y de justicia” que inmerecidamente los ha condenado a sobrevivir con poco más de un salario mínimo, sin seguridad social ni leyes que protejan su ejercicio profesional. Para leer nota completa, pulse aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *