Moral y luces de Antonio Pérez Esclarin

“Moral y Luces son nuestras primeras necesidades”, clamó Bolívar en Angostura; y en nuestra Venezuela de hoy, donde la corrupción se muestra cada vez más vigorosa y la educación necesita un gran esfuerzo mancomunado para elevar su calidad, Moral y Luces siguen siendo nuestras primeras y más urgentes necesidades.

Resulta verdaderamente cínico y vergonzoso comprobar que, después de más de 15 años de una supuesta revolución ética y moral, que iba a sepultar de una vez la corrupción, aparecemos como uno de los países más corruptos del mundo. En el fondo de las gravísimas crisis de Venezuela está la profunda crisis ética y moral que se ha enseñoreado de la sociedad. Vivimos en un profundo relativismo ético donde “Todo vale” si me produce poder, si me produce beneficios o si me produce ganancias. Si todo vale, nada vale. Valores y antivalores se confunden. Ya no sabemos, por ejemplo, qué es verdad o qué es mentira y como estamos divididos en dos toletes, “verdad es lo que dicen los míos” y “mentira es lo que dicen los rivales”. Por ello, es evidente que fracasen los esfuerzos por esclarecer los escándalos y hechos noticiosos, pues no interesa llegar a la verdad, sino imponer “mi” verdad. Además, en esta vorágine informativa que vivimos y que nos mantiene completamente desinformados, “las últimas noticias son las únicas noticias”, y cada nuevo escándalo mata el anterior. Para leer noticia completa, pulse aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *